Paraíso encadenado

Era mi paraíso.

Perdida, sin ataduras.

Pero eran ellos quienes me ataban a la real-idad, y eso me tranquilizaba pero a la vez me inquietaba porque la realidad era una de mis cadenas.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail